Inicio | Publicaciones | Invest Venezuela

Regulaciones se mantendrán inalterables
Fuente: El Universal

Caracas, 21 de noviembre de 2006.- Las cifras de la economía venezolana son sólidas, según lo refieren muchos miembros del Ejecutivo, por lo tanto es ilógico pensar que de ganar nuevamente la presidencia Hugo Chávez, el Gobierno decida realizar una devaluación.

El ministro de Planificación, Jorge Giordani, y el presidente de la Comisión de Finanzas, Rodrigo Cabezas, descartan tal medida.

"La intención del control de cambio es que guarde relación con el crecimiento económico y mientras se cumpla ese objetivo no está planteado modificar el régimen cambiario", señaló Cabezas.

La proyección de que los precios del petróleo continuarán altos en el próximo año, y los elevados niveles de reservas internacionales que tiene el país en la actualidad, son argumentos usados por los partidarios del presidente Chávez para desechar la idea de que el BCV planifique mover el valor del bolívar con respecto al dólar.

En palabras del ministro Giordani la economía venezolana se mueve a "velocidad de crucero", y tal expresión se sustenta en el crecimiento económico que ha registrado el país en los últimos 12 trimestres.

A pesar de esta negativa a una posible devaluación, algunos analistas consideran que la emisión de papeles indexados que está realizando el gobierno es un indicador de que se estaría preparando un eventual ajuste cambiario.

Precios fijos
En relación al control de precios, los representantes del Gobierno reconocen que existen fallas ya que la inflación se ha disparado en el presente año, pero no consideran modificar la regulación.

La explicación que dan las autoridades al incremento de los precios está basada en un aumento de la demanda, lo que es aprovechado por los especuladores del mercado.

Para frenar este juego está previsto fortalecer al Instituto para la Defensa del Consumidor (Indecu).

Además para hacer más competitivos los precios de los productos nacionales está planteado continuar con los planes de expansión de la agroindustria financiada por el Estado, lo que permitiría reducir costos.

Los modelos cooperativistas, o la creación de empresas mixtas potenciarán la producción de alimentos, sobre todo de rubros básicos, como leche, pollo, café, harina de maíz precocida o azúcar, entre otros.

La producción de toda esta estructura industrial será destinada a la venta en Mercal, lo que permitiría mantener bajos precios. Por otro lado, no se ha anunciado que se eliminará el subsidio que da el Gobierno a la red Mercal para poder expender a precios regulados, o incluso por debajo de éstos, productos como la leche en polvo, el pollo o el azúcar.

Según se anuncia las importaciones seguirán estando limitadas.

Aumentar el número de productos para los cuales será necesario obtener un certificado de no producción nacional es una de las medidas que aplicará el Gobierno. Los voceros del Ejecutivo aseguran que de esta manera se protegerá la producción venezolana de la vorágine de las importaciones.

Mantener condiciones como solicitar la solvencia laboral, el pago del INCE o la política habitacional para obtener las divisas que serán usadas para las importaciones, no tiene discusión.

Ante la posibilidad de que el presidente Chávez gane las elecciones, no se observan cambios importantes en el panorama de la política cambiaria y tampoco en lo referente a la estrategia para mantener bajo control el tema de la inflación.
© CopyRight 2005 CONAPRI . Derechos reservados